viernes, 15 de mayo de 2015

CRÍTICA FINAL: Naruto, The last movie



El día de ayer, en el día de su estreno en Perú, fui a ver la nueva película de Naruto en el cine más chancroso de Lima la gris. Esto era bueno me dije. El 2013 fue "Dragon Ball Z", el año pasado "Los Caballeros de Zodiaco" y ahora "Naruto"; el anime había vuelto al cine carajo. Había dejado mi computadora de monitor cuadrado lleno de stickers en los bordes, mi mouse de bolita y teclado sin las teclas R y S en mi cuarto, para embarcarme una vez más a degustar de animación japonesa en el templo del séptimo arte, el cine. Es verdad que la canchita y la gaseosa triplican el precio de la entrada pero no iba a permitir de ninguna manera que interrumpieran mi éxtasis con sus molestos crujidos de dientes mientras el pop-corn se despedaza dentro de su boca, no señor, hoy no. Si iba a escuchar mascar algún alimento debía ser mi alimento, mi boca, mis ruidos. Llegué puntual: 4: 30 p.m. Me senté, estaba tan concentrado; había escapado de mi mismo; mi cuerpo, mi mente solo se preocupaban en que el ecran gigante de inicio a esta nueva travesía. Y así fue, se apagaron las luces de la sala 6 que se encuentra en el tercer piso del cine más chancroso de Lima la gris y de pronto un ruido extremadamente dispar rompió fácilmente la concentración que me había costado conseguir. No pasó ni un segundo y comencé a rodear la sala con mis ojos y grande fue mi sorpresa: estaba en medio de una sala y rodeado de decenas de chibolos rata que no pasaban de los 17 años gritando como enfermos el inicio de la película... Esta es mi crítica a Naruto, The Last Movie.



Esta crítica contiene spoilers. Estás avisado o avisada.

Primero, un saludo a todos esos que vieron la película grabada desde un celular Alcatel de 2 píxeles en su página de anime bamba favorita. Bien chicos, el anime avanza gracias a ustedes (es broma, yo también consumo muchas veces de páginas ilegales de anime). Dicho esto, comenzamos con la crítica.

¿Cuál fue el objetivo de la película? ¿Qué quería mostrar? Bueno, como todo el mundo sabe, la serie de Naruto tiene la etiqueta de shonen por las puras. Se demostró muy bien durante los últimos 150 capítulos y aún se sigue demostrando en la emisión de la serie, que todavía no acaba, que Naruto es un mar de discursos idiotas sobre la amistad que reemplazan a la acción y a la pelea, características fundamentales de un anime que se considera shonen. Bajo esa misma premisa se dirige esta película. La justificación de hacerla fue claramente mostrar como Naruto y Hinata entablaron una relación que en los últimos capítulos del manga se consolidó con el nacimiento de dos chibolitos: Boruto (¡puaj!) y la otra niñita que no sé como se llama. Entonces, se sobreentiende que la película es el intermedio entre el número 699 y 700 del manga. Y la película es más una historia de amor, lo demás solo sirve para justificar que entre comillas es un shonen pero no, no lo fue. Estuvo más cerca de ser un shojo que un shonen y no me digan que no. 

Ahora, ¿eso es malo? Miren, el debate entre si iba a ver un "Naruhina" (Naruto y Hinata) o un "Narusaku" (Naruto y Sakura) fueron muy candentes entre mujeres y no mujeres. De alguna manera el romance abrió las puertas a este anime para que no solo varones la vean y la película optó por eso, por dar en el gusto a quien quería saber como Naruto y Hinata iniciaron su romance y lo demás que se joda. Sin embargo, hasta los shojos están mejor hechos ahora. Naruto, The last movie toma el camino más fácil para hacer un shojo: utiliza los clichés más usados de ese género sin roche.

Ahora Naruto es un tipo querido y admirado luego de que toda la vida lo trataron como un perro leproso, ahora el jinchuriki es abrazado por donde pase. Por el otro lado, Hinata mientras teje una chalina, practica como declarar su amor al tipo que es más tonto que un dodo; que nunca se dio cuenta que una chica estaba templada de él desde hace años. 


Ya, no hay que hacer mucho spoiler. Es normal que Naruto sea así de querido, el prácticamente es el héroe del mundo y eso lo convirtió en un ejemplo a seguir para los chuquis de Konoha. La historia nos propone un antagonista que como todos, quiere destruir el mundo pero antes de todo eso, forzosamente y por el bien del argumento de la película, el tipo este necesita casarse con Hinata. En esa lucha por rescatarla (a ella y a su hermana), Naruto va descubriendo de quien verdaderamente está enamorado. 

Recalco, la pela no fue un shonen, fue una historia de romance con ninjas dentro. Naruto y los demás se preocupan de que el malo se case con Hinata como si el rito de matrimonio que él realiza fuera el mismo al que hacen en Konoha. No puede ser igual. El tipo ha vivido toda su vida en la luna, nunca tuvo amigos y solo se acompañaba de muñecas que se parecen a Annabelle. Es como si tu te casaras con un tipo en la etnia más escondida de la selva peruana y luego te vas a Polonia y creas que no te puedes casar otra vez porque estás casada con otro tipo con costumbres distintas, sistemas de casamiento distintos, bajo preceptos morales distintos. 

Otra cosa, el tema de la chalina. Cansaba que aparezca la misma chalina cada 3 minutos y lo peor es que la destruían y Hinata la volvía a cocer, la destruían y Hinata la volvía a cocer; todo eso como 4 veces. Aish, que aburrido establecer un lapso sentimental a través de una chalina que nunca llegó completa a las manos de Naruto. Otra cosa, que personajes más decepcionantes fueron Kakashi y Sasuke. Ninguno de los dos aportaron en algo y todo se lo dejaron a Naruto, hablo de Kakashi sobretodo. Sasuke apareció menos de 1 minuto y solo para que las flacas que fueron al cine griten como locas desquiciadas.

Las escenas de acción fueron unas lacras. Y esa es una razón más para decir que no fue un shonen. Pareció que todos pelearon a media caña. Naruto a los últimos 10 minutos recién se le da por utilizar su modo sabio con chacra del zorro. Se suponía que el mundo iba a ser destruido pero no, como si no le importara. Y nunca utilizó su modo rikudo o como se llame, o sea la fase final del manga cuando pelean con Kaguya. Igual fue con Kakashi que se quedó toda la película como un hueveras y era el hokage y tiene magekyou sharingan. Aish, el mejor sin duda fue el raikage. Todos tenían un montón de técnicas pero durante toda la película Naruto se limitó a sacar solo clones de sombra. 

Te cagué, esto de verdad pasó.
Bueno, ya para acabar. El diseño de los personajes cambió haciendo más rasgados los ojos de las mujeres y en Sakura y Hinata se nota claramente. Todos ya crecieron un par de años y están más desarrollados, sobretodo Hinata. Ha crecido la niña ¬¬... Sakura sigue igual. Sobre el OST no puedo decir mucho, lo mismo de siempre pero además volvieron a pasar algunas melodías que fueron dejadas en shippuden. Seguro se darán cuenta muy rápido.

Punto aparte son las escenas al cierre de la película mientras pasaban los créditos. Mientras la mayoría se levantaba para ir al baño o tragar agua por toda la canchita que se habían metido, aparecían imágenes de como fue la boda de Naruto desatando en la sala gritos de fanáticas que veían como su sueño se hacía realidad. Inclusive hay una escena donde se toman un selfie (la ptmr...!!!), QUÉ CARAJOS FUE ESO. Pero bueno, no importa, fue casi al final. Al último último, se muestra una escena donde papá y mamá, Sasuke y Naru... a no perdón, Naruto y Hinata están con sus hijos. Directo al kokoro. Gracias, comenten pes... :v