miércoles, 7 de enero de 2015

“Denme un respiro”: Mi crítica a Jojo’s Bizarre Adventure: Stardust Crusaders.


 Ya he realizado una crítica a los dos primeros arcos de Jojo’s y antes de que comience la nueva temporada tengo que sacar esta para cumplir mi sueño de escribir todo lo que ha salido en anime de una de mis shonen preferidas. Si fuiste de los pocos que leíste mi anterior entrada, me hiciste caso y viste Jojo’s Bizarre “The Animation”, todavía tienes tiempo para acabar los primeros 24 capítulos de la saga “Stardust Crusaders”. Aquí vamos.
 
En este post me ahorraré todas las explicaciones sobre el staff que elabora Jojo’s Bizarre ya que entre la saga “The Animation” y está no hay muchas diferencias; aunque para esta última se siente algunas colaboraciones externas que recibieron como la de Warner Brothers. Sin embargo, con colaboración y todo, Jojo’s Bizarre no ha sido de las series que ha gozado con un gran presupuesto en su elaboración como otras. Es por ello que la finura de los diseños o los paisajes no son tan elaborados como esperaríamos de una serie de estos tiempos modernos; sin embargo, Jojo’s Bizarre es el ejemplo perfecto para demostrar que no necesitas de tanto dinero para hacer una buena historia. Una historia buena y que se sienta.

Tengo que comenzar diciendo que mi saga favorita es la anterior: Jojo’s Bizarre “The Animation”, aun así, una de las características que personalmente noto en Jojo’s y que me gusta demasiado es que muchas de las diferencias que encontramos en los arcos se debe a que los protagonistas, a pesar de pertenecer a la misma familia, distancian en su personalidad tanto que convierten a cada arco en algo casi completamente distinto al otro. No hay una línea que generalice a todos los Jojo’s. Todos ellos hasta ahora tienen personalidades diferentes y hasta fenotipos distintos haciendo que en cada arco te sientas bien porque sabes que no será lo mismo a lo anterior, logrando satisfacer muchos campos. Para no hacerlo tan romántico: En Jojo’s Bizarre encuentras de todo.

Y cuando digo todo, es todo.
Lo que sí es una línea general es la manera en como es elaborada la serie. Las poses exageradas, los super músculos, los gritos, los primerísimos primeros planos, el narrador que es de la “ptmr” y todo eso que no queremos que termine porque no cansa, más bien atrae a quien lo ve.

La historia tiene como protagonista a Jotaro Kujo quien es nieto del anterior Jojo, Joseph Joestar. Este no tiene el apellido Joestar ya que Joseph solo pudo tener una hija y por las cuestiones patriarcales dominantes en la sociedad, el apellido del hombre queda y el de la mujer se pierde. La hija llamada Holly se casó con un japonés. Coincidentemente, el apellido de Jotaro es Kujo y como en Japón suelen decir el apellido antes del nombre, se forma esto: KuJO JOtaro. Como los dos JO-JO están juntos, es la excusa perfecta para que no se pierda la tradición y a este tipo también le digan JOOOOOOOOOOOOOOOOJO…!!! (Creo que esto no era necesario explicar).


El nuevo enemigo a vencer no es otro que Dio. Si, Dio, el tipo que supuestamente había quedado vencido por el primer Jojo. Pero no, él pudo sobrevivir luego de que pasaron más de 100 años de la explosión del barco y además pudo apropiarse del cuerpo de Jonathan (recuerdan que solo tenía su cabeza). Con el renacimiento de Dio, este logra emanar un nuevo poder conocido como “Stand” que más o menos es una especie de invocación espiritual que pueden tener distintas habilidades. No obstante, este nuevo poder no solo nació en Dio gracias a la fusión de su cabeza con el cuerpo de Jonathan, sino que abarcó a los descendientes de este que compartían una misma marca en sus cuerpos, un lunar en forma de estrella. Es así como aún los descendientes de Jonathan vivos tienen la capacidad de tener un “stand”. Joseph, Jotaro e inclusive su madre Holly emanan el poder de un “stand” distinto. El problema surge a partir de que el poco poder que tiene Holly no permite que pueda controlar su “stand” pudiendo ocasionarle la muerte. La única solución es derrotar a Dio que está en Egipto. En esa travesía no estarán solos: Mohammed Avdol, Kakyoin Noriaki y Jean Pierre Polnareff serán parte de la banda. 


Profundizando más en Stardust Crusaders, siento que de alguna manera la creatividad en los directores –Kenichi Suzuki y Naokatsu Tsuda– no se explayó como hubiera querido. Hay tres cosas que no me gustaron en lo que fue este arco: 


1) Si bien la trama no es tan complicada: se repite la idea en la que se tiene que salvar al mundo aunque la mayor motivación parece ser salvar a la madre de Jotaro a la vez la hija de Joseph; eso no había sido problema en los anteriores arcos ya que fueron presentados muy bien. La crítica es que en este caso la historia se desarrolla de manera muy lineal que lo convierte en el blanco perfecto de nuestras predicciones.
  
En estos 24 capítulos la trama es vencer al enemigo de turno; depende del enemigo, entre 1 o 2 capítulos. Se supone que cada "stand" corresponde a una carta del tarot y cuando apareció el primer enemigo ya estaba muy avisado que seguramente los protagonistas tendrían que derrotar a cada uno de los “stand” equivalente al número de cartas del tarot, en específico a los arcanos mayores que comprenden 22 cartas. Ya no encontramos una “sorpresidad” en lo que va a venir en ese aspecto como si hemos encontrado en los anteriores arcos. O sea, ya se notaba que cualquier cosa que sucediera bailaría al ritmo de las peleas con cada “stand”.


2) Esto puede ser parte de algo que tal vez no entiendo muy bien. Durante todo el arco los protagonistas pelean contra los secuaces de Dio. Eeeeee, cuando el viaje comienza, plantean viajar directamente a Egipto en avión. Sin embargo son atacados por un usuario de “stand”. Derrotan al usuario pero para no ocasionar más peligro deciden tomar otro tipo de transporte. La segunda vez viajan en barco. El grupo toma algunas medidas de seguridad para evitar que haya gente y también que haya un usuario de “stand” en el mismo sitio que ellos. El punto es que siempre tienen las mismas precauciones pero siempre se encuentran con uno (FUCK LOGIC!). Los protas toman todo tipo de transporte para llegar a Egipto y luego de andar en avión, barco, carros, camellos, avioneta, carruajes y hasta un submarino por poco más de un mes, por fin logran llegar a Egipto. Si bien, la primera no funcionó en avión pudiendo llegar en 20 horas, talvez haya funcionado la tercera o la cuarta vez tomando las precauciones respectivas. Si los Joestar tienen tanto dinero para comprar tantas cosas, talvez un avión privado no hubiera sido tan complicado. Digo esto porque Avdol, quien supuestamente había muerto, se reúne mucho después de su supuesto entierro con los Joestar pudiendo llegar donde ellos en un avión en muy pocas horas ¬¬…!!! Esto no es algo exagerado propio de lo bueno de Jojo’s, me parece una inconsistencia que no va. Además, van a buscar a Dio que está en Egipto. ¿Acaso no podía suceder que un día Dio ya no quiera estar en Egipto y vaya a otro lugar? En este caso no había algo pactado entre ellos y Dio para que este no tenga que moverse y se mantenga en el país de los antiguos faraones. 

Ahora, porque digo que tal vez escriba esto porque no entiendo algo, me explico: parece ser que la trama simplemente fue decidida así. “No importa estas inconsistencias. Lo que queremos mostrar es como los protas se mechan con los malos”. Al fin y al cabo no me parece mal, sin embargo, creo que su hubiera aprovechado más para enriquecer la historia como lo que mostraron en los anteriores arcos. Y con eso va el tercer punto que no me convence de Stardust Crusaders… 
 
3) El estancamiento de los protagonistas. Algo que me había gustado de los anteriores Jojo’s era su evolución. Los distintos acontecimientos en la serie servían para que el personaje, y sobre todo los jojo’s, evolucionen y se vuelvan más consientes, conozcan y desarrollen más sus habilidades, etc. Jotaro no cambia en los 24 capítulos de la serie. En sí casi nadie cambia. El único que escapa de este grupo es Polnareff que si tiene un objetivo claro desde el principio y sí cambia a través de sus experiencias. Avdol me cae super bien porque es un moreno egipcio con calzoncillos de acero. Kakyoin ni chicha ni limonada; pero quién si me decepcionó fue Joseph Joestar. ¿Qué pasó? ¿Dónde está el Joseph que yo conocía y respetaba? Este Joseph (valga la redundancia) es menos que la sombra del Jojo de “Battle Tendency”. Es un viejo que sí, cae excelente como todos en la serie pero ¿esa magia? ¿Esa chispa de inteligencia pícara que siempre tenía? No se ha donde se fue pero en Stardust Crusaders no estaba. Pareció que toda la inteligencia que tenía se había esfumado. No sentía estar viendo a mi Jojo favorito. El hamon desapareció también casi en su totalidad y todo era una “stand-dependencia”. Me gustaba más como utilizaba con audacia Joseph el hamon. Maldita sea. Ya no pienso escribir más cosas negativas de él.


Algo mínimo que podría agregar es que se nota la diferencia en la animación. No me parece mala en esta pero lo único que si no me agrada son los brazos de los personajes. Parecen robots armados con legos pero no pasa nada, todo normal.

Entonces ¿por qué me entusiasma tanto Jojo’s Bizarre? Bueno. Lo que rescato más de este Jojo’s es lo que perduró de los anteriores. Ya lo había comentado más arriba. Las poses de físico culturismo se mantienen, los gritos absurdos también, la sangre en exceso. Pero ojo, no deseo resaltar solo lo que puede pretender ser solo ridiculeces. Quienes hemos visto Jojo’s reconocemos que todo esto calca perfecto en lo que nos muestra el título de la serie: “Las bizarras aventuras de Jojo’s”. Cada uno de los personajes varones refleja ese arquetipo de hombre que muchos desean: altos, musculosos, serios, pasar momentos con los amigotes. La banda de Jojo’s es todo lo que un hombre a simple vista desearía tener o pertenecer. Tipos con determinación a quien no les hace daño tanto corte que reciben. Las peleas son muy buenas y al ver tantos enemigos, si bien hace la historia es muy lineal, también nos permitió ver distintas maneras de afrontar los problemas aunque no con la misma astucia de los Jojo’s anteriores. Además este Jojo’s tuvo un agregado que lo convierte en prácticamente un video educativo. El narrador que también se ganaba bien sus frejoles, nos narraba distintos datos geográficos y míticos históricos de los lugares que visitaban Jotaro y su banda. Su voz es bien paja, denle una cerveza!!!!
 

El diseño de la animación en sí ya es un estilo marcado en Jojo’s y no podría estar mejor. Además, la música mejoró considerablemente. Las escenas de acción tenían más impacto en este Jojo’s y es que la encargada no fue nada más ni nada menos que Yasuko Kobayashi, la misma de Claymore, Death Note y Shingeki No Kyojin; sin duda una capa total. Otro level. El opening, en este caso titulado “Stand Pround” de Jin Hashimoto nuevamente me gustó ya que representa bien la fuerza de la serie.

Y sobre todo lo que más me gusta es que todas las cosas que he escrito se pueden ir al desagüe dependiendo de lo que vendrá en esta nueva parte de Jojo’s. El papel de Dio no fue muy sobresaliente pero por fin se verán las caras y como la serie tendrá mínimo 12 capítulos, eso les dará el tiempo suficiente para que los personajes que son lo fundamental en Jojo’s, se desarrollen más. Sin duda Jojo’s es de lo poco que tengo expectativas para esta temporada así que no me lo perderé. Nos vemos.