martes, 14 de abril de 2015

Primeras Impresiones: Kekkai Sensen

Comenzando con las reseñas de la presente temporada, esta ocasión presento a Kekkai Sensen.
(http://kekkaisensen.com/)



Kekkai Sensei nos ubica en una tierra futurista en donde muchas especies extraterrestres conviven en ella, pero el lugar exacto donde se desarrolla la historia es un sitio de mafias, “gente de mal vivir”, ladrones, etc. Como consecuencia de ello, también existen organizaciones encargadas de combatir estos problemas latentes de la ciudad. En este contexto, aparece “Libra”. Organización secreta que tiene como presidente a Klaus von Reinherz (debe ser alemán o.O), un tipo con cara de perro que es el más más de la organización; además de ser el más racional y solidario, el líder ideal.





El protagonista de la historia es Leonardo Watch, un jovencito aspirante a reportero que tiene el poder de los “ojos de Dios” que de alguna manera le permite ver cosas que los demás no. No es que se haya insinuado en el anime un número específico de habilidades, pero en lo que va, tiene una vista muy aguda y también ve a través de las ilusiones. Supongo que esto no es nada. Los colores de los ojos de Leonardo son azules con algunos brillos y hablo de toooooodo el ojo, es por eso que siempre los mantiene cerrados. Además, es un poder que muchos desearían tener, es decir, que de hecho guarda un “poder oculto” (¡asu! Esa frase es más utilizada) y muchos perseguirán a este chibolo para quitarle el poder. 


Bueno, y de hecho guardan algo. ¿Cómo obtuvo Leo los “ojos de Dios”? No me quedó muy claro la verdad, pero él tiene una hermana que no puede caminar, así como la amiga de Heidi o como la “maldita lisiada” de María la del Barrio. Al parecer tenían una vida muy tranquila. El problema es cuando de la nada aparece un monstruo, al parecer muy poderoso y no hablo de su musculatura necesariamente, que les hace una especie de proposición. La serie nos deja con una especie de incertidumbre sobre que les dijo pero tenía que ver con una especie de sacrificio del cual su hermana decide aceptar. Algo pasa con la maldita lisiada que obliga a Leo a viajar a (esta ciudad). Ya han pasado dos años, Leonardo no tiene trabajo, no puede estudiar, tiene que lavar los platos del restaurant donde va a comer pero no paga y encima un monito que se mueve a la velocidad del sonido le roba su cámara “Codack”, no “Kodack” sino “Codack”.

Justo en el momento en la que Leonardo perseguía al monito que se mueve a la velocidad del sonido, “Libra”, mediante uno de sus miembros: Zapp Renfro, resolvía un caso que se frustró por la por la interrupción de Leonardo. Zapp se achora y los lleva a ante el líder Klaus. En ese momento, quien parece ser el villano del anime reta al grandote Klaus a resolver un caso. No voy a hacer spoiler tan grande pero amablemente Klaus invita a Leonardo a ser parte de “Libra”.

Luego de tanta pavada escrita tomando en cuenta que vas a ver o ya viste los dos primeros capítulos; para analizar la serie hay que tomar algunas cuestiones antes de juzgarla. El anime es a todas vistas un shonen, así que no esperemos una trama muy compleja. Está “Libra” que seguramente tratará de derrotar al malo de la serie y por otra parte el protagonista, con un poder especial, que tendrá que hacer algo para que tal vez su hermana vuelva a caminar o no pierda algo más. En ese transcurso hará resistentes amistades y conseguirá una novia. Para muchos puede ser suficiente y tal vez también lo sea para mí. Lo negativo es que este tipo de series las hemos visto tantas veces que no sé qué ejemplo elegir que la hace muy predecible, como va a ser un shonen, tengo la duda de que manera lo van a argumentar. Si es algo repetitivo me puede llegar a aburrir.


Ojo, si desean saber de qué tratará la serie más adelante, les recomiendo que lean el manga. Yo no lo voy a hacer ahora, quizás en un futuro muy lejano. 

Un punto que espero que explote la serie son los personajes. Solo hemos visto 5 donde 3 aparecieron más: Klaus, Zapp y Leonardo. Si bien los tres tienen personalidad cliché a más no poder en animes donde se forma agrupaciones para derrotar el mal, son clichés que mayormente no fallan ya que ese tipo de personajes caen bien, además que incitan a pensar en que habrá un desarrollo, tal vez no personal en algunos casos pero que tendrán aporte en la serie. Leonardo es el típico protagonista huevón con poder especial, pero él tiene 1) deseo de superación al convivir con tipos que son más fuertes (y es que en sí es una sociedad más fuerte que él en donde muchos tratarán de asesinarlo) y 2) tiene una motivación, que es su hermana; como plus agregaríamos sus deseos de ser reportero. Los personajes como Klaus y Zapp siempre tienen un carisma especial. Los demás personajes aparecen esporádicamente pero resalto a Chain Sumeragi me enamoré de ella a primera vista. Tiene un no sé qué que me hace olvidar que soy humano y me convierta en un personaje de anime virgen adicto a la pornografía que quiere tener una novia virtual igual a ella. Por último, el extraterrestre que bota humo eléctrico cuando fuma me cayó supero bien. Denle un premio.

:3

El opening y el ending están ahí no más. Pasable para no rajar mucho aunque el ending me gusta más. Al opening le faltó más fuerza para ser un shonen creo yo. No encuentro problemas con la animación. No hay mucho 3-D (siendo ellos muy positivo) y los efectos “fantasía” que salen no desentonan en falsedad con la serie. La paleta de colores tiene un estilo sombrío, oscuro completamente justificado porque eso es lo que quieren transmitir con una ciudad que está al borde del abismo social. 

En conclusión, no tengo nada que ocultar con esta serie. Los personajes que caen bien es lo único que me motivó y aún me motiva para comenzar a seguir la serie. Además, es un shonen y me gustan los shonen y este parece ser uno de los más resaltantes dentro los animes de esta temporada. No hay temas complejos existencialistas como si los hubo en temporadas pasadas. No es que tenga que conformarme, el shonen tiene un público que lo sigue y yo estoy entre ellos. Esperemos como sigue la serie. Nos vemos.

Lo máximo